28 de enero de 2010

Crítica: Invictus

David Martínez / Murcia.

...soy el amo de mi destino;
Soy el capitán de mi alma.


'Invictus', aunque lo parezca, no es realmente una película sobre rugby. Está basada en el libro “Playing the Enemy”, del escritor John Carlin.

"Él puede ganar una elección, pero ¿puede dirigir un país?"

Es 1994, cuando Nelson Mandela es anunciado como el primer presidente democráticamente electo de la nación.

"Es una pregunta legítima".

Así responde Mandela, cuyo ejemplo de reconciliación y misericordia sobre el aparheid, aquellos que lo confinaron en una celda durante 27 años, es un modelo a seguir para el renacimiento de su nación y un maravilloso ejemplo para el mundo.

Pero el contexto en Sudáfrica es dantesco. En una república post-apartheid, la alimentación, las viviendas, los trabajos, la tasa de criminalidad y las finanzas están en crisis.

Es posible que tu navegador no permita visualizar esta imagen. Una de las cosas que los surafricanos blancos aprecian son los Springboks, el equipo de rugby nacional formado casi en su totalidad por blancos. Aunque los negros lo repudian como una señal odiosa del apartheid, Mandela lo acepta. Para él, el rugby es la clave política y su alianza con los blancos. Sin la confianza de estos últimos, él sabe que su nuevo gobierno fracasará. Y con sus ojos puestos en el Campeonato Mundial, Mandela ve al equipo como una oportunidad para enseñar al mundo el talento emergente de Sudáfrica y su personalidad frente a las adversidades. Él se alía con el capitán de Springbok, François Peinar, para motivar al equipo a obtener una victoria por su país.

Él y Peinar inspiraron a ese equipo (y a todo un país) a ser más grandes de lo que creyeron ser.

Cuando alguien me pregunte que tal está la película, simplemente contestaré que es la típica película de Clint Eastwood. Tan poca descripción pero tantos matices, pues sus elementos de contenido espiritual, emocional, social, y por que no decirlo, cómico a veces, logran contar estas historias tan irrepetibles en el cine y en este caso, tan fieles a la realidad, o eso me gustaría, porque la historia es fantástica.
Con la inspiración de "Invictus", poema de de William Ernest Henley que le fortaleció mientras estuvo encarcelado, os dejo. No os la perdáis.

Desde la noche que sobre mí se cierne,
Negra como su insondable abismo,
Agradezco a los dioses si existen
Por mi alma invicta.
Caído en las garras de la circunstancia
Nadie me vio llorar ni pestañear.
Bajo los golpes del destino
Mi cabeza ensangrentada sigue erguida.
Más allá de este lugar de lágrimas e ira
Yacen los horrores de la sombra,
Pero la amenaza de los años
Me encuentra, y me encontrará, sin miedo.
No importa cuán estrecho sea el camino,
Cuán cargada de castigo la sentencia.
Soy el amo de mi destino;
Soy el capitán de mi alma.

5 Response to "Crítica: Invictus"

.
gravatar
Rosario Says....

Pues a mí por el trailer no me llama nada la atención... Ya veremos que me parece cuando la vea!! Ayer vi Sherlock y sí me gusto...

.
gravatar
Anónimo Says....

que tio mas grande eres david martinez.. eres lo que se dice LEGENDARIO

.
gravatar
David Says....

Rosario, la verdad es que por el trailer parece una peli de rugby. No se llega a mostrar el lado humano y emocional de la película. Cuando la veas me cuentas!

También vi Sherlock Holmes y me gusto mucho! Aunque se Sherlock mucho parecido con House!

.
gravatar
Onetwothree Says....

A mí me pareció que intentó mezclar demasiadas cosas y se notaba que era un encargo con cierto tipo de directrices.

Técnicamente me parece muy buena, haciendo algunas apuestas en cuanto a planos bastante atrevida para lo que es Clint y la foto como dices muy buena, tanto por los paisajes de Sudáfrica como por cierta escena "nocturna".

Por cierto, en realidad no hay un buen retrato ni político ni humano de Mandela porque como político sólo se centra en su utilización como vehículo de unificación el Rugby pero de las medidas políticas, sociales y económicas, como has dicho arriba, no se habla en ningún momento, y sobre el apartado humano también falla porque se le presenta como un "semi-dios" sólo hacíendole humano con algunos clichés como "el hombre abandonado por su familia", "su familia es el pueblo de Sudáfrica", etc..

Un saludo.

Leave A Reply

Expresa todo lo que quieras