16 de septiembre de 2009

Prostitutas en el carro de la compra

Antonio Soriano / Cocentaina.

Esto parece una casa de putas” –diría mi abuelo que en paz descanse-. Se ha reabierto un debate casi tan antiguo como la profesión que lo genera, la prostitución. Milagro Pérez Oliva, ‘opinaba’ el pasado domingo 6 de septiembre en El País, como defensora del lector, sobre las imágenes en La Boquería, paradójico mercado junto a pertrechada Rambla barcelonesa.


Paradójico, es un calificativo personal para un mercado que mes fascinó la primera vez que lo ví, y que me sigue fascinando después de ver el popurrí de imágenes que la edición catalana de El País nos ofrecía, el pasado 31 de agosto. Pérez Oliva, puso de manifiesto a raíz de ciertas opiniones , ya bien difundidas por decenas de bloggers, el cierto amarillismo con el que ‘el periódico global de España’, así es como se autodefine, trató una de las tantas relaciones económicas llevadas a cabo diariamente en la zona de La Boqueria. Recordemos que en el mercado la gente también paga por una ‘encantada’ fruta o por unas buenas longanizas. Las imágenes del fotógrafo Edu Bayer (considerad si es importante saber quién es), maquetaron uno de los ‘kamasutras’ con mayor difusión de la historia. Veáse la audiencia de la cabecera tanto en su versión digital como en papel. Imágenes de sexo explícito que al parecer han encendido la luz amarilla. La ‘defensora’ se pregunta hasta que punto estas imágenes son información y hasta que punto no lo son.

Dejando de lado todos los preceptos que todos conocemos, una cosa queda clara, la difusión de estas imágenes ha provocado que se reabra el debate, y parece ser que la presión se está pasando a los institucionalmente aptos para hacer algo.

Como sí de un anuncio en la fachada de un edificio con David Beckham en ropa interior se tratara, todo el mundo ha empezado a hablar sobre el tema. El tema de la visibilidad y del orden público parecen ser los factores a tener en cuenta a la hora de llevar a cabo ciertas políticas sociales. Tenemos dos modelos claramente diferenciados y que se sitúan en ambos extremos. El holandés, con el escaparatismo del Barrio Rojo, y el sueco, con medidas restrictivas. Ambos no están funcionando como se había pensado. Bien, viéndose los extremos, y no aceptándose ni izquierdismos ni derechismos en temas de derechos humanos, el problema radica en la trata y en la explotación de mujeres, es decir, lo que no se ve. ¿Es la prostitución una clase de violencia hacia la mujer? Si es así habría que prohibirla toda. Qué ilusos. Esta profesión como la de enterrador, nunca hablará de crisis.

Jesús Caldera ex ministro de Trabajo y Asuntos Sociales, ha puesto de manifiesto la posibilidad de incluir a las prostitutas que trabajan en la calle, entre los beneficiarios de la renta activa de inserción. ¿Cómo le dices a una mujer que tiene cuatro hijos a cargo y un hombre con problemas con el alcohol, que pase a ganar 375 euros al mes, pudiendo ganar 4000? Son muchos los frentes abiertos. La irregularidad de papeles, las mafias, la esclavitud, la higiene, la desigualdad,… Las africanas sufren situaciones vejatorias por ser menos ‘apetecibles’ que las latinas o las europeas. A veinte euros el completo, y a quince la felación, ya son muchos los clientes los que deben tener para llevar dinero a casa. Clientes, recuerden, donde hay oferta hay demanda, y viceversa.

La prostitución callejera es como la energía: ni se crea ni se destruye, se transforma”, apuntaba un oficial de policía. La verdad es que razón tiene. Y es lo que ha pasado en Holanda, tras regularizar la situación, el negocio empieza a no ser rentable (impuestos, higiene,…), vuelve la clandestinidad.

El próximo miércoles, Bibiana Aído, ministra de Igualdad, dará cuenta de los logros del Plan contra la trata, aprobado en diciembre. ¿Regular o no regular? Verdaderamente aquí nadie sabe que hacer. ¿Qué urge regular?- Nuestra sociedad, un autentica casa de putas-, como diría mi abuelo.

3 Response to "Prostitutas en el carro de la compra"

.
gravatar
J. Ramón Martínez Says....

Yo lo primero que haría sería prohibir los anuncios por palabras de este "sector" en los periódicos y medios de comunicación. Lo segundo, profibir la prostitución callejera mediante ley de las cortes generales, donde se castigase al "usuario" del servicio. Encomendar a la Policía Nacional o, en su caso, la Guardia Civil todas las competencias sobre este tema, creando brigadas especiales. Castigando duramente la trata de mujeres, equiparándola a delitos de terrorismo.

Pero también sería necesario información a las mujeres en los países de origen, en su caso. Lo cual es notablemente difícil. La primera medida que habría que tomar sería echar a Bibiana Aído. Pero no creo que caiga la breva.

Un abrazo genio!!

.
gravatar
Raúl M. Says....

La cuestión es:
¿Se trata de un debate ético o ESTÉTICO?

En general se habla del mal que hacen para el "paisajes" las prostitutas. Mire usted, si quieren las ponemos lucecitas como a los árboles de Navidad.

Personalmente creo que: prostitución SÍ, regulación también.

.
gravatar
Rosario Says....

Sin duda, es un tema complicado, porque la que lo hace en su casa, discretamente, y gana sus 4000, no hace daño a nadie, cada uno hace con su cuerpo lo que quiere... Pero el problema está cuando no existe pudor y se hacen en zonas públicas que pueden levantar preguntas de la población infantil, o cuando el chulo de turno la explota para hacer negocio él, y no ella es que la que pone la materia prima...

Desde mi punto de vista, no creo que haya que hacer que la prostitución desaparezca, atengamonos al gran derecho constitucional de la libertad, pero sí hay que vigilar el sitio donde se ejerce y regular, de manera que el chulo de turno no pueda hacer su negocio detrás de esta historia...

Y en cuanto a las fotos, desde mi punto de vista necesarias. Sí, ya sé que puede suscitar esas preguntas, pero hay gente que hasta que no lo ve...

Buen artículo Sori!

Leave A Reply

Expresa todo lo que quieras