10 de agosto de 2009

Reivindiquemos la masturbación

Ana Andújar / Lorca.

Que en SHDC hemos sido siempre un poco hedonistas no es algo nuevo. Nos gustamos, nos queremos y nos ponemos con sólo mirarnos, así que lo que nos faltaba era tocarnos en pleno trabajo.

La masturbación ha tenido múltiples funciones: relajante, remedio para solitarios, inyección contra el insomnio o simplemente territorio de ensayo para guerras más cruentas. La experimentación también es la base de esta práctica, cuyo fin último, necesario y ¿qué más? es el orgasmo cien por cien.

A veces lo único que lleva a la masturbación es el aburrimiento, aunque normalmente es un latido interno que pide urgencia por salir. Los sexólogos lo recomiendan sin pudor, como manera de autoexplorarse para conocer mejor el propio cuerpo, y así, compartir la información con quien fuera necesario para lograr un mayor placer sexual. A veces el orgasmo en pareja no llega del todo, pero sabemos que no somos anorgásmicos (la incapacidad física de experimentar el orgasmo) porque en soledad lo conseguimos sin problema. No hay que decir que más hay que hacer: hablar con la pareja y descubrirle al otro lo que a nosotros más nos gusta puede decirse que es la misión qu e a la masturbación le gustaría cumplir.

Otras veces, sin embargo, la masturbación no lleva más investigación que la de pasar un buen rato uno solo. Pero, ¿siempre solo? ¿Que hay de los mitos de la masturbación en grupo de los hombres? ¿Y eso de que las mujeres lo hacen menos?
Pues eso, mitos como lo del vaso de tubo de Nacho Vidal. Respecto a que todos los chicos se han masturbado alguna vez en grupo, como siempre hay excepciones. Javi, de 24 años, nos dice: “Yo nunca lo he hecho con nadie delante porque me da vergüenza. La imagen de siete tíos machacándosela juntos viendo porno no es lo que más me pone”. Quizás la idea viene, como siempre, de nuestra idea de la sexualidad, siempre entendida como más abierta por los hombres, que no tendrían problema e incluso demostraría “masculinidad” masturbarse con amigos en la misma habitación. Pero toda la experimentación física de los hombres sería un lado de la moneda: las chicas lo harían igual pero, por tabúes sociales, en soledad, aunque luego son más abiertas en contar sus experiencias entre amigas, algo que se espera menos de los chicos. “Yo no tengo problema en masturbarme cuando me da la gana. Sólo que no me pongo delante del ordenador con una foto del Duque a darle. Prefiero la ducha, la cama...” nos cuenta María, de 21 años. Los patrones de conducta son tan diferentes como los caminos para llegar al orgasmo, así que no tiene sentido encasillar a hombres y mujeres y sus estrategias para divertirse cuando no hay pareja de por medio.

Todo lo que sirva para ayudar, bienvenido sea. Aunque ya sabemos que los consoladores y otros juguetes también son útiles entre dos, no cabe duda que entre una persona y un aparatito de plástico puede surgir el amor. Todo lo que sea eliminar estrés, liberar endorfinas y achucharnos un poco, aunque sea nosotros solos, tiene que ser saludable. Asi que como decía el doctor Iglesias de Saber Vivir: “tócatelas, pálpatelas” y disfruta del verano.

2 Response to "Reivindiquemos la masturbación"

.
gravatar
Rosario Says....

jajajaja! Es genial Ana, como siempre!jajja.

Ale, a masturbarse todo el mundo!jejeje

.
gravatar
vilasss Says....

Me ha encantao el artículo...es más, nos vemos....voy a navegar por la red...voy a hacerle caso al doctor Iglesias..jejej..GENIAL tu escrito Ana!!!...Mushos besos pa ti!!

A.Vilas

Leave A Reply

Expresa todo lo que quieras