2 de octubre de 2009

El día después

Antonio Soriano / Cocentaina.

El antes y el después determina en gran medida el éxito o el fracaso de todo lo que hacemos. No hace mucho, esperando a ser atendido en un establecimiento público, no puede evitar escuchar una conversación ajena en la que, supuestamente un médico, contaba a sus interlocutores, el alivio que le suponía el que la píldora del día después empezase a adquirirse sin receta. –"Jode mucho que te despierten a altas horas de la madrugada, con los zapatos llenos de barro, para pedirte la pildorita"-, comentaba el presunto médico, desatando las carcajadas algo reacias de sus acompañantes.

La resaca futbolística de un fin de semana la podemos revivir con programas tipo ‘El Día Después’, desaparecido y reversionado. El garrafón del pub de la esquina lo solucionamos con horas de sueño, una aspirina y mucha agua. Una noche que termina en el asiento trasero del Opel Kaddet de tu padre junto a la chica que a las dos te parecía morena y a las seis rubia, lo rematamos, con la nuevamente morena en el Centro de Salud del barrio, pidiendo la píldora del día después.

Bien, desde el pasado lunes, por el módico precio de 18,76 euros podemos adquirir en las farmacias el comprimido de 1500 mg ‘
que impide o retrasa, pero no interrumpe el embarazo’, según el Ministerio de Sanidad y Política Social. Simplificando, un ‘mal polvo’ te puede costar diecinueve euros, y la píldora no es abortiva. Comparándolo con el precio de los preservativos, cabe valorar los tiempos de crisis que vivimos, y que el ‘chute hormonal’, como lo califica Esperanza Aguirre, no puede considerarse como un método anticonceptivo.

Los más conservadores lo tachan de método abortivo, basándose en la ovulación. Sin embargo la fecundación del óvulo no significa que haya implantación, es decir, no hay un embrión viable. Son muchos y variados los argumentos del sector conservador y derechista, anti píldora del día después. Tantos como iglesias hay en España, desproporcionados e incluso graciosos.

De veinticuatro a setenta y dos horas son el ‘bonus de tiempo extra’ para conseguir la pastilla, que en esta ocasión, no da vida, la quita. Fuera metáforas siniestras, hay que tener en cuenta que según datos del 2007, 10.600 mujeres menores de dieciocho años quedaron embarazadas, mientras que de 112.138 abortos 6.273 eran menores de edad y 500 de menores de quince años. Datos llamativos, que chocan directamente con toda la política social de concienciación que se está llevando en los centros educativos. ¿Quién no ha visto un preservativo enfundando a un platano? Un total de quince países de la UE ya son usuarios de esta medida.

"Es un medicamento seguro para la salud, por lo que no precisa de ningún reconocimiento o análisis previo”. De esta manera se informa en uno de los tres trípticos que los farmacéuticos, que no se acojan a ‘la objeción de conciencia’, darán a los usuarios de la píldora. Un hecho que ha determinado esta política, ya que las nauseas, los dolores de cabeza y los desajustes menstruales (posibles efectos secundarios), con la suficiente información a la ciudadanía pueden llevarse correctamente, y evitar así, posibles retrasos.

No todo parece seda en esta blusa. La edad de 16 años con la que las mujeres (hormonalmente ya son mujeres) pueden adquirir sin prescripción médica ni autorización paterna la píldora, es un tema delicado y difícil de gobernar. La realidad, el día a día, los datos, nos muestran que la adolescencia no es la mejor edad para pensar racionalmente.
No obstante, es una edad de madurez intelectual, y un periodo en el que los instintos sexuales innatos deben jugar con esa educación sexual previa, que nunca es suficiente.

9 Response to "El día después"

.
gravatar
Rosario Says....

Pues chico, será que en mi instituto eran todos demasiados antiguos, pero nunca llegaron a sus aulas plátanos cubiertos por preservativos. Yo sí estoy de acuerdo con que la píldora del día después se dispense en las farmacias sin la necesidad de recetas y la que sea estúpida y haga un uso erróneo y perjudicial para su salud, allá ella, pero... que una niña que ni siquiera tiene edad para conducir un coche, consumir alcohol o algo tan simple como votar para elegir los políticos de su nación pueda abortar sin necesidad del consentimiento de sus padres me parece un disparate.

Primero educación sexual, conciencia social, y luego lo demás...

.
gravatar
Raúl M. Says....

NO SEAMOS INGENUOS.

Que la Píldora se dispense sin receta médica solo obecede a intereses comerciales. Aunque parezca 'conspiranóico' es así.

Haciendo esto, el Gobierno se ahorra una buena cantidad de dinero. Y de paso, genera intereses amigos con ciertas farmacéuticas.

Siempre hay que levantar la alfombra y ver qué hay debajo.

.
gravatar
redusan Says....

Yo creo que el problema fundamental es que hay poca educación sexual.
saludos

.
gravatar
J. Ramón Martínez Says....

Yo voy por el camino de Raúl, sino no hay una explicación racional por la que este medicamento (q1ue según muchos expertos es fuerte y conlleva efectos secundarios moderadamente graves) se dispense a cualquier persona, tenga la edad que tenga.

Yo entiendo que el medicamento es altamente positivo si se utiliza como último recurso y en las menores ocasiones posibles, con la recomendación y el seguimiento de nuestro médico de cabecera. Pero dejar a niños utilizar libremente esta "píldora" es, como mínimo, altamente arriesgado. Pero no sólo estáel problema en los niños, también en los de mayor edad que pueden reducir las medidas de precaución.

Conclusión: pildora sí, pero con receta.

Un abrazo grande costestano!

.
gravatar
Rosario Says....

Pues si, a esa edad las niñas son niñas, no deberían tener acceso a la receta, ¿qué ha quedado entonces del no automedicarse?

Buen artículo Sori!

.
gravatar
Anónimo Says....

De que sirve que en las farmacias se venda, si en los centros de salud seguirán dándola a un módico precio de 0 euros?

.
gravatar
Andreu Says....

Ombreeeeeeeeee, xo si es Geni Genaro!!! Me gustó el artículo, si señor. Está claro que escribes mejor que paras...¡En el Rector te metían goles x la escuadra disparandote con un colchón!

Yo estoy contigo y con el refrán: los días después nunca fueron buenos. Cómo vas a comparar a Pedrerol y Michael Robinson con Juanma Castaño y Cañete El Colonias. En la vida.

.
gravatar
Anónimo Says....

Oye, los que habláis de lo perjudicial que es la píldora del día después ¿no os planteáis que es lo mismo que la píldora anticonceptiva sólo que en una dosis mayor? Y esa también se dispensa sin receta...

.
gravatar
Anónimo Says....

Perjudicial en cuanto a qué...

1. Salud
2. Moralidad

Es lo primero que hay que tener claro.

Raúl M.

Leave A Reply

Expresa todo lo que quieras