30 de septiembre de 2009

¡Su niña no es un mono de feria!

Rosario García / Murcia.

Los famosos (por no decir famosillos) comercializan con sus vidas y las de los que están a su alrededor. Venden su día a día con la misma naturalidad con la que uno vende naranjas en el mercadillo. Incluso, si te descuidas, por el módico precio de 300.000 euros, algunas te muestran el par de razones que las hicieron llegar a la fama y te dejan ver el primer sostén que Norma Duval perdió en su primera cita con Marc Ostarcevic. Pero el problema, como en todo, llega cuando se traspasan los límites legales y uno juega con la intimidad de quién no se puede defender y no tiene consciencia de lo que, con su nombre, se está haciendo.

Este es uno de los motivos que alega el Defensor del Menor de la Comunidad de Madrid, Arturo Canalda, para pedir a la fiscalía que considerara si se estaba vulnerando el derecho a la intimidad de la hija de Belén Esteban y Jesulín de Ubrique, “Andreita”, y para pedir a Telecinco que deje de hablar de ella.

Las opiniones han sido varias y el debate está servido. Antena 3 fue la primera es destapar la liebre y decir lo que Canalda llevaba entre manos. Telecinco, por supuesto, en lugar de callar, ha dado aún más protagonismo del que ya tiene diariamente a “la Esteban”, que se ha hartado a hablar una y mil veces más del tema y ha dejado bien clarito que ella por su hija “mata”. Y de lo que no se da cuenta Belén, quizá, es de que es ella la única que está matando a su hija destruyendo su intimidad. Porque cuando Andreita crezca todo el mundo sabrá –como sus compañeros del cole que ya se lo preguntan- si su padre le pasaba la pensión, si la visitaba, y si se ha comido o no el pollo.

Y es que la mayoría de los psicólogos consideran que “la sobreexposición de los menores provoca a largo plazo estrés en los pequeños”. Creen posible hablar de un niño cuando su padre tiene repercusión mediática sin necesidad de violar su intimidad, uno de los derechos fundamentales de la Constitución Española de 1978 (art. 18), y borrar del panorama social y de las revistas del corazón la posibilidad de comercializar con un bebé antes de conocer siquiera su sexo y de que color llevará los patucos.

Quizá, otro derecho de la Constitución, el derecho a la libertad (art. 17), dota a cualquier individuo de la capacidad de comercializar, si le viene en gana, con su vida privada y con lo que se le antoje. Pero, es probable, que tampoco suene tan descabellado, en esta época donde reina la telebasura, que alguien intente velar por la seguridad de los más débiles.

En unos meses conoceremos el desenlace y, quien sabe, quizá el veredicto final de un juez ante la “madre coraje” Belén Estaban sea algo tan contundente y doloroso como parafrasear una de las frases más célebres de su enemiga número uno, “la Campanario”: "Señora, deje de hablar de su hija, porque su niña, no es ningún mono de feria".

4 Response to "¡Su niña no es un mono de feria!"

.
gravatar
Anónimo Says....

como se nota que has estudiado GAP...que te sabes los artículos de la Constitución jejeje ;)
yo digo que seguro que esta mujer no es la única que va por ahí hablando de si el marido le pasa la pension, o si se preocupa por la hija o no...porque hay muchisimos casos iguales, y no solo en la tele..cualquiera que habla de su vida privada, y tiene todo el derecho a hacerlo, de alguna manera u otra habla sobre las personas de su alrededor; y puede que aún en el caso de que esas personas no seas menores, no quieran que su vida sea de público conocimiento.
La verdad es que es un tema bastante complicado, porque yo tengo derecho a vender mi intimidad..pero los demás también tienen derecho a que se respete la suya; y es inevitable que esos derechos de alguna manera choquen.

.
gravatar
Rosario Says....

Está claro que es inevitable que estos derechos choquen y que resulta muy difícil establecer un límite entre estos, así como poner un límite a la libertad de expresión, pero ¿y cuando se trata como en este caso de la intimidad de un crío? Yo en realidad no sabría que hacer si tuviera que juzgarlo, no lo tengo claro, pero no creo que el Defensor del Menor se haya metido donde no le llaman. En todo caso agradezco ver algo de cordura en este mundo en el que cobra más la Pantoja por hablar de Cachuli que aquel que se juega todos los días su vida en el trabajo...

.
gravatar
Anónimo Says....

Yo no digo que el Defensor del menor haya obrado mal,...esta bien que se ponga atención a este tipo de temas y que se deje claro que cuando se trata de menores hay que tomarse lo de respetar el derecho a la intimad de los demás más en serio todavia. Lo único, es que pienso que esta mujer no es la única que hace este tipo de cosas,..porque yo no es que sea de leer revistas del corazón..jejeje, pero de buena tinta sé que cada dos por tres hay reportajes en plan familia feliz de muchos famosos que salen con sus hijos, y nos cuentan si les gusta mas ser torero como su padre o cantante como su madre..(por poner algo)Asi que esta bien que se ponga un poco de freno a estas cosas,..pero ha de ser a todos por igual

Leave A Reply

Expresa todo lo que quieras